12/6/10

CARTA A UNA ILUSIÓN

Hola señor ¿o serás señora? Qué más da:
Mi vaso de cerveza está tocando a su fin. La apuro entre sorbitos dorados y me digo que no se acaben hasta que mis párpados se vayan cerrando, y pidan el sueño de una noche que desearía hacer más larga.
Mi mente está dando vueltas incontroladas a la situación de muchas personas: salarios bajos, subida de la luz, alimentos y necesidades básicas.
Y aquí estoy yo, escribiendo desconcertada, sin saber que hacer, sin saber que opinar, retorciéndome entre la incertidumbre.
No soy de piedra, mejor dicho, no somos de piedra, porque somos muchos los que estamos en esta situación.
Solo me quedas tú, ilusión, que haces que en una maceta solo de tierra, regándola cada día, brote una esperanza.
Cuando me despierto cada día, un mar de besos y ternura recorre toda mi piel, y me siento la mujer más feliz del mundo. Es la única realidad que me empuja a seguir adelante. En ese momento apareces tú, ilusión, y pienso: Encarna, sé fuerte y haz todo lo posible por conseguir que toda persona tenga un lugar. Quizá sea escuchando, tal vez aportando ideas o tal vez poniendo un pañuelo transparente que sirva de consuelo.
Ilusión, cara eres, pero gastaré mi vida, si es posible, por conseguirte.

4 comentarios:

PaNDoRa dijo...

Qué bonito, Encarna. No perder la ilusión y luchar porque todo el mundo tenga su lugar.

No pierdas esa fuerza, pues personas como tú son las que necesitamos en este mundo.

Un beso, guapísima.

greengirl dijo...

la ilusión es una mujer sin lugar a dudas Encarna!!!
hay que apelar al optimismo, sacar agallas y tirar pa'lante sí o sí...apurando vasos y llenando jarras!
un abrazo muy fuerte!

REVUELTA dijo...

Pandora, pienso que la ilusión es de cristal, pero a veces lo más transparente es más fuerte de lo que parece. Reconozco que a veces siento que me rompo y la amistad hace que esos cristalitos vuelvan a recomponerse.
Bezitoz

REVUELTA dijo...

Greengirl, mujer de la naturaleza, te recuerdo con mucho cariño en aquel encuentro. Lástima que el día no diera para más.
Bezitoz