10/5/10

UN DÍA EN EL SALÓN DEL CÓMIC DE BARCELONA

Una tarde fría en un día de Mayo. De pronto, entrar en el salón, el calor humano se olvidó de chaquetas y pañuelos y aparecieron un sinfín de personajes desnudos por la crisis.
Cuando entré, me pareció todo un laberinto. Me sentía perdida. Mi anemia escribía que todo se iba a caer encima. Descubrí el stand de Malavida, pequeñito y con las ilusiones un poco rotas porque no había salido el libro tan esperado “Los Mediamierdas”, aunque, eso si, tenían cosas muy interesantes que ofrecer.
La tertulia con los inkiller, las camisetas de Bellvi y con adobo fue un aire fresco a las nuevas aportaciones de un cómic vivo.
Los organizadores se han lucido. Stands super pequeños, personas que han venido de diferentes lugares y han sobrevivido en un mínimo espacio, personas que, cansadas, se han mantenido a pie firme durante largo tiempo y numeración laberíntica que costaba encontrar.
En un lugar y unos días donde la imaginación era la reina de las ilusiones, la organización ha puesto censura, una censura no escrita ni dibujada, una censura donde las personas eran meros objetos o números adjudicados en un espacio de minúsculos metros cuadrados.
De las tardes que he pasado aquí, yo era una máquina fotográfica empapándome como una esponja de todo lo que veía.
¿Pero nunca os ha pasado descubrir algo sorprendente entre la decepción de un lugar? Son las personas. Y eso, ni condiciones, ni efectos, ni situación puede cambiar.
Me presentaron a Elías Puente (La banda del nervio). Había oído su nombre, pero no su música. Descubrí que, este salón valía la pena tan solo por conocerlo. Aquí os pongo su enlace:
Entre exposiciones y exposiciones, me vinieron a la memoria los entrañables días en que Vázquez estuvo con nosotros en Córdoba, un Mayo donde las flores jugaban con las hermanas Gilda y deshojaban pétalos a la esperanza.








2 comentarios:

PaNDoRa dijo...

Lamento que haya censura...

Y me alegro de que, a pesar de todo, valiera la pena...

Un beso, guapa.

REVUELTA dijo...

Pandora, era masificación lo que había. No era censura de contenidos, pero no había espacio suficiente para exponer lo que la gente aportaba. Pienso que si hay muchos expositores, se tendría que habilitar un espacio adecuado para ello. Cuando vea al organizador se lo diré como lo pienso.
Bezitoz