6/1/10

BADALONA ¿DONDE ESTÁN LOS SUEÑOS?

Hoy he vuelto a esa playa. Todo cambia, lo reconozco, hay menos barcas y no hay redes recogidas.
Hago un flash back en mi memoria y aparecen sencillas barcas de pescadores con sus redes entrelazadas. Hay personas que, sentadas en la arena zurcen con esmero aquellas que están rotas.

Yo me acerco, no me dicen nada, tan solo sonríen ante un día soleado del frío invierno. Me pongo a hacer montañitas con la arena y, entretenida en el misterio de descubrir piedras preciosas, una señora con un pañuelo negro que cose un tejido especial me dice: acércate, ten una galleta. Yo miro a mi madre ante la desconfianza y ella asiente. Me acerco y un olor a pescado inunda el lugar, cojo la galleta pensando que el sabor no me gustará, pero, cuando la pruebo… Mmmm! Es deliciosa.



Día tras día, iba a esta playa. Era un lugar apasionante para mí.
¿Dónde están aquellas piedras que brillaban a la luz del sol? ¿Qué será de aquellas conchas huérfanas de perlas en mi imaginación?
¿Dónde estará aquella mujer que me ofreció la galleta? ¿Dónde estarán esas redes cuidadas día a día? ¿Dónde descansarán aquellas barcas de colores?
De todo aquello solo queda el mar, cambiante cada día como lo hace hoy. Ese mar con su ruido constante seguro que quiere decirnos algo. Ese mar, con la fuerza que le da el viento, quiere devorar lo que se le pone en medio. Ese mar hace también un flash back en su memoria.

3 comentarios:

greengirl dijo...

seguro que esa playa hoy tiene nuevos brillos y guarda entre sus granos de arena piedras preciosas que aún están por descubrir...
que no se te olvide jamás todo el encanto de aquellos días, pero que la añoranza no te nuble el encanto de estos.
Un beso fuerte Encarna!

REVUELTA dijo...

Pum, gracias por tus palabras. Haces que, con la consciencia del pasado me lance al futuro.
¡Por el mañana!
Bezitoz

REVUELTA dijo...

Greengirl, cuanto tiempo sin tener noticias tuyas.
Has dado en el clavo en tu comentario. Me he dejado llevar por los sentimientos del pasado y me he olvidado de ver que tal ahora había otra concha en la playa. Como decía aquella frase: "las lágrimas por el sol perdido impiden ver las estrellas".
Me has hecho reflexionar.
Bezitoz