8/10/08

EL ESTERCOLERO

Carlos, mi amiga Juani y yo llegamos a Almuñecar una noche de verano. El cielo estaba cuajado de estrellas y la luna estaba dormida. Caminando, sentimos música. Era un concierto de Ana Belén. Las farolas del lugar eran inexistentes y no sabíamos donde estábamos. Tras unas paredes en penumbra nos decidimos a descansar y a escuchar el concierto hasta el final. Como no teníamos alojamiento nos quedamos en ese rincón confortable y nos dormimos. Al cabo del tiempo, no se cuanto, algo peludo me acarició la cara. Entre sueños abrí los ojos y vi un gato a mi lado. De repente un olor nauseabundo me inundó. Llamé enseguida a Carlos y a Juani. Los primeros rayos de sol iluminaban el lugar y vimos estupefactos que estábamos en medio de un estercolero. Habíamos pasado toda la noche allí a la intemperie entre animales de la noche y sobras de la ciudad.
Agarramos la mochila y nos fuimos a la playa. Nos bañamos y, con sabor a sal, nos volvimos a Granada donde continuamos nuestra ruta y nuestras aventuras.

5 comentarios:

Winchester dijo...

Mejor saberlo al final que al principio... jajajaja... Pero bueno, ¿no olíais?

REVUELTA dijo...

Que va! ibamos tan contentos que ni nos enteramos.
Por cieto, el miercoles vi una exposición de zapatos y me acordé de ti. Faltaban tus botas.
un beso

Tenblog dijo...

puuaaajjj menos mal que era un gato, por un momento pensé en algo peor!!!!!!!!!!!!!
bueno...al menos teníais el mar cerca. QUE BONITO ALMUÑECAR!!! Como me gusta Andalucía, si es que tengo unas ganas de irme pal sur...

Tenblog dijo...

sus gentes, sus pueblos, su olor, su mar, su océano, su modo de vida, sus prioridades, su alegría....Ay mi Andalucía!!!

REVUELTA dijo...

Tenblog, supongo que al haber gatos no habria ratas, jejeee.
La verdad es que todo aquello es precioso, aunque en verano está muy masificado.
Un beso