20/5/08

COLECTIVO ZETA

Era Marzo de 1981. La situación del país había hecho que, los expedientes se revisaran. Habían vuelto a abrir, hacer un juicio rápido y dictar sentencia a ocho dibujantes de Zaragoza por los dibujos de un fanzine, “ZETA”.
En Barcelona, poco tiempo antes, los estudiantes y otros colectivos habíamos salido a la calle en defensa de “La Torna” de Els Joglars.
Se dio eco de lo que pasaba con los dibujantes zaragozanos y se hicieron actos y un cómic de apoyo a la situación.
Carlos Azagra, que vivía en ese momento en Barcelona, estaba entre los enjuiciados. La sentencia era “Cuatro meses y un día de cárcel y siete años de inhabilitación a cualquier cargo público”.
Una tarde gris en la estación de Francia de Barcelona, Carlos se dispuso a coger el TALGO que iba hacia Zaragoza, el revisor no le dejaba subir porque llevaba como equipaje dos bolsas de plástico. Él le enseñó la noticia que salía en el Diario de Barcelona sobre el caso. Acto seguido, el revisor le dijo: “pasa hijo, pasa”.
La estación de Francia, que tantas despedidas ha albergado, aparecía inmensa y solitaria. Su armazón en bóveda de hierros entrelazados y cristales rotos, dejaba un sonido estremecedor al contacto con el agua que caía.
Yo, estaba en el andén esa tarde gris de primavera. La lluvia de la ciudad y yo despedíamos a Carlos mientras el tren se alejaba poco a poco, hasta que lo perdí entre la lejanía y la turbiedad de mis ojos.
En la puerta de Torrero, prisión de Zaragoza, esperaban para entrar. Fernandez Ordoñez, ministro de justicia y diputado por Zaragoza hizo un comunicado exigiendo que los dejaran en libertad inmediatamente. Eran ocho los dibujantes y solo estaban siete. El octavo había huido a Francia. Tenían que firmar el “enterado” o libertad condicional. Se pusieron en fila y el primero que firmó volvió a ponerse en fila para firmar por el octavo.
Me llamaron de Zaragoza para darme la noticia. No me lo podía creer, eso solo pasaba en las películas con final feliz, pero se hizo realidad y ganó, por esta vez, la “JUSTICIA”.

10 comentarios:

María Jose dijo...

Alguna vez tenía que ganar la justicia!!

Qué diferencia de como lo cuentas tú a como lo cuenta Carlos. Con la de veces que se lo he oído contar. ¡Abuelo cebolleta! le dije la última vez.

Tuvo que ser horrible la despedida.

REVUELTA dijo...

El tiempo relativiza las cosas. Ahora puede aparecer como una anécdota, pero en su día lo pasamos mal. Recuerdo que los amigos le hicimos una despedida. Nadie le preguntó nada sobre el tema. Hasta tal punto que Carlos me lo dijo preocupado. Yo le contesté que todos lo tenían en mente y entre ello hablaban, pero no querían aguarle la fiesta.
Después, me encontré desorientada.
Ahora parezco yo la abuela cebolleta contando historias, jejeeee.
Bezitoz

azagra dijo...

Yo de lo que me acuerdo es de la despedida en la estación de Francia,Encarna llorando como una magdalena y el tren que se iba a poco a poco,entonces aún te podías despedir con la puerta abierta y fué duro,hasta el dia estaba llorón.
También me acuerdo cuando hicimos el tebeillo para contar el caso,yo no tenía un duro,asi que hicimos una cena en el centro aragonés de Joaquín Costa,estariamos unos 20,y a la hora de las copas,todos los presentes aflojaron pasta solidariamente, con eso editamos el tebeo en una imprenta donde trabajaba un amigo-José Luis Valero-que junto a más amigos y sin que se enterase el jefe de la imprenta autoeditamos el tebeo al más puro estilo undergraund
Fué un domingo,y entre 4 nos encargamos de los fotolitos,impresión,corte y grapado.fué maravilloso.
Pero vaya,espero no volver a pasar por ese mal trago.

Winchester dijo...

Hasta que descubrí vuestros blogs, no sabía que el mundo del cómic estuviera TAN censuradísimo... Que hubieran tantísimos juicios, tantísimas críticas, esta casi-cárcel que cuentas... Y por otro lado, plagian sin piedad las viñetas y cambian los mensajes a su antojo...y todo robado y sin permiso. Está descompensado todo...

Muy tiquismiquis para unas cosas y muy dejados para cumplir las leyes de la propiedad...

REVUELTA dijo...

Carlos, pillín, entonces te acuerdas de más cosas de las que me has dado a entender.

REVUELTA dijo...

Winchester, cuando te he leido, me acabas de recordar que una psicóloga me pidió que le hiciese un escrito sobre mis observaciones de un alumno mio. Se lo hice manuscrito y se lo di. Al poco tiempo recibí un informe del departamento de educación de la Generalitat. Ese informe era una copia idéntica escrita a ordenador del que yo hice. Pero mi nombre no aparecía, sino el de la psicóloga con el sello del equipo psicopedagógico. Todavia guardo el borrador que hice. Me sentí una "primaveras" y me di cuenta de cuantas personas se aprovechan de los proyectos, de los practicums y de las ideas que otros se curran durante mucho tiempo.
Un beso

XCAR Malavida dijo...

Anda, que no tengo yo historias de copy-paste en el curro... La próxima vez que estemos de cañas te cuento, que algunas son de mear y no echar gota.

María Jose dijo...

Esto ha pasado, pasa y pasará. Por desgracia. Yo que he trabajado en la Universidad lo he visto llevado incluso a extremos, incluso con proyectos de fín de carrera y proyectos de investigación. ¡La cantidad de artículos científicos que hay por ahí circulando con resultados míos y sin mi nombre!

Por eso me desilusioné tanto y ahora no quiero saber nada. Que estoy muy tranquila en mi trabajo ahora a ese respecto, y además no me tengo que llevar faena a casa, ni mía ni de ningún otro. Cuando termina mi jornada, termina del todo, y puedo desconectar sin problemas.

REVUELTA dijo...

Xcar, ya me contarás porque de todo eso se aprende. y brindaremos por todo aquello que NADIE, NADIE nos puede quitar.

REVUELTA dijo...

Maria José, no te desilusiones. El problema es de los demás, aquellos parásitos que necesitan ideas nuevas para seguir chupando. Como decía Chaplin "El tiempo es un gran autor, siempre da con el final perfecto"
Un beso