9/4/08

DIBUJANDO ESTRELLAS EN EL FIRMAMENTO

Mi dedo pasea por la ventana haciendo garabatos en el cristal.
Mientras, mis ojos miran hacia la oscuridad de la noche. Tengo la sensación de que no estoy sola. Multitud de puntitos giran y giran a mi alrededor como si quisieran jugar al pilla-pilla. Me hacen cosquillas por todas las partes de mi cuerpo, mis labios describen una sonrisa y me siento contenta.
Siento el olor a pasado y tiemblo delante de esta sensación. Olor a los árboles en invierno, el camino hacia la escuela… paisaje siempre de noche. La papelería donde compraba cuentos, cartulinas y colores. Aquel olor… Tardes de invierno siempre en la penumbra. La luz de las farolas en el paseo de Alfonso El Magnánimo como única luz en la noche del pasado. Respiro un aroma limpio, de árboles y tierra húmedos.
Siempre el mismo sueño, la misma sensación cuando miro a través de unos cristales empañados, aquel recuerdo del pasado.
Miro a mis hijas y pienso en mi infancia, mi adolescencia, mi madurez, mi…plenitud, no, todavía no, no he llegado a aquí.
Nuestra vida está llena de ventanas por donde podemos mirar el pasado, el presente y el futuro. ¿De ventanas nada más? No, por favor, necesitamos puertas para salir, para caminar, para respirar, para sentirnos útiles, para estar allí. No podemos mantenernos al margen, no podemos ser “voyeurs”. Necesitamos ver, escuchar, tocar, sentir, odiar, amar….

3 comentarios:

azagra dijo...

ya lo dijo Billy Gates cuando creó Windows: Ventanas.
Gates :Puertas.
o sea:
billy Gates: Gili Puertas

María Jose dijo...

Anoche cuando volvimos a casa me quedé un rato a solas en el salón escuchando música y escribiendo. También pensando. Y pensé en tí. Pensé en lo afortunada que soy de conocerte y en las palabras de la otra noche.

Al leerte te he vuelto a pensar. He mirado a mi alrededor, a la multitud de ventanas a las que me he asomado, y por las que incluso llegué a saltar hasta que descubrí que también existían puertas, y que tan sólo hay que abrirlas para poder salir, o para que los demás puedan entrar, sin miedo a descalabros por caídas desde, a veces, gran altura.

Y he visto esa puerta que hemos abierto juntas.

Un besazo.

Pum

REVUELTA dijo...

Que hermoso lo que acabas de decir. Reconozco que tu me has impulsado a que escriba. Antes solo era lectora y me recreaba en lo que contabas. me has ayudado a abrir esas puertas que antes permanecían cerradas. Pero lo mejor de todo ha sido nuestra amistad.Contigo y los malavida hay algo especial.
Besitos