23/11/10

UNA ROSA

En mi ciudad hay un día especial, el día de San Jorge. En este día, se regalan rosas y libros. La rosa representa sensibilidad y el libro cultura. Ambos se unen para dar un regalo a la primavera. La sonrisa y la ilusión se describen en todas las personas, conocidas o por conocer.
Os voy a contar algo que me pasó hace dos años o quizá tres. Era un veintitrés de Abril. Me sentía triste porque nada de lo que había hecho había salido como esperaba. Ese día, por motivos que casi no recuerdo,  nadie me había regalado un libro con el que soñar ni una rosa que admirar.
En el trabajo repartí rosas a mis compañeros y yo me quedé una. Es la costumbre que solemos hacer. Pero nadie se había acercado a ofrecerme una, aunque solo hubiera sido de papel.
Cuando acabé mi tarea, recogí mis cosas y me marché con las ilusiones rotas de una mente que se decía a si misma que todo era una tontería. Mi lucha interior no evitaba que me saltasen unas lágrimas que quería disipar.
El camino hacia el coche me parecía eterno, entre la lejanía y mi lucha interior. Cuando llegué al aparcamiento me encontré, cogida al parabrisas del Zafira, una rosa roja.  No sé quien la puso o si fue casual, pero me fui a casa con un libro de pétalos escrito en carmín.
A veces las pequeñas cosas hacen que vuelva a amanecer.

3 comentarios:

PaNDoRa dijo...

Qué bonito encontrarte la rosa esperándote en tu coche y ni siquiera saber quién la puso ahí.

La vida está hecha de pequeños detalles...

Siempre digo que algún año me voy a ir a tu ciudad el día de San Jorge para ver el ambiente que se respira allí, ya que en la mía es fiesta. A ver si este próximo año puedo hacerlo.

Un besote, guapa.

REVUELTA dijo...

Te gustará el ambiente, aunque las Ramblas son agobiantes ese día.
¿Te imaginas que cuando vengas, una rosa aparezca sobre tu equipaje?
Bezitoz. A ver cuando nos vemos.

Fraga dijo...

Una rosa es una rosa!