17/6/08

RECUERDO DE UNAS INUNDACIONES

Seria un otoño de principios de los años sesenta. Comenzó a llover intensamente. Era de noche. La habitación donde vivía estaba en el sótano de un bloque de pisos, construido rápidamente sin control alguno, donde se veían los ladrillos y las paredes a medio hacer.
Mi madre tapó con una manta la única ventana que había. Me dijo que me quedara allí mientras ella iba a buscar a mi padre que estaba trabajando en una fábrica del Buen Pastor, un barrio de Barcelona. Me quedé sola esperando a que viniesen cerca de una lámpara de petróleo que daba una tenue luz alrededor. Al cabo de un tiempo interminable vi que venían los dos juntos y me puse muy contenta.
Al día siguiente escuché gente que lloraba. Cuando bajaba por la calle vi un río de agua roja que arrastraba platos, sartenes, cacerolas y otros objetos que tenían que estar dentro de las casas. No entendía nada.
Escuché a mis padres hablar con otras personas. Mi madre decía que la noche anterior había reconocido a mi padre, cuando acababa de atravesar el puente del río Besós, por su andar y que él se había sorprendido cuando la vio. Este puente desapareció cinco minutos después. Hablaban de una inundación y de que había habido muchos muertos.
Años después supe lo que había pasado. Aquel río rojo que vi había arrastrado arcilla y todo lo que había encontrado por el camino.
Se había llevado la vida de muchas personas que conocíamos, bien porque eran vecinos o porque eran conocidos. Casas de Rubí, la Catalana, todo se lo había llevado el río Besós.
Ahora, muchos años después, atravieso el río cada día, tan manso, tan falto de agua y con una cuenca tan grande. Al fondo veo el mar que acoge sus escasas aguas, esas aguas que en septiembre de 1962 arrastraron las ilusiones de muchas personas que vinieron a este lugar en busca de un mundo mejor.
El mar guarda secretos escondidos como un tesoro y las olas, al romper en la playa, le delatan con sus gemidos.

13 comentarios:

Winchester dijo...

Esa última frase dice mucho para mi... He abierto un blog nuevo exclusivamente para "sacar" esa historia... Te invito, que tú si que eres una clave para que lo haya decidido...
http://puesyotesiento.blogspot.com/

besitos, guapa...

Pumpy dijo...

Cuando era pequeña, una noche, como tantas noches, estaba escuchando las historias de mi abuelo sentada en el hogar mirando el fuego, que me fascina. Me pasaría horas mirando el fuego y su danza mágica. Y entonces le pregunté si el fuego era lo más fuerte del mundo y el me contestó que no. Me dijo que lo más fuerte era el agua cuando se enfada, porque lo arrastra todo. Arrastra montañas y nada puede detenerla.

Winchester dijo...

A mi me encanta el mar... pero es cierto que es como si tuviera vida propia...No me refiero en su interior, me refiero al mar en sí...

azagra dijo...

a mi lo que mas me gusta del mar son las gambas y los camarones,no necesariamente por ese orden

Winchester dijo...

azagra siempre dando el toque romántico al asunto... jajaja...

REVUELTA dijo...

Pum, ¿te das cuenta como tu abuelo vive? Allá donde esté seguro que está orgulloso de ti.
Un beso

REVUELTA dijo...

Winchestewr, a mi también me atrae, a la vez que me da miedo, el mar.Ir de vez en cuando a verlo es una necesidad para mi.Las palabras de tu blog me han cautivado.
Un beso

REVUELTA dijo...

Carlos, invitanos a unas buenas gambitas. ¿Te acuerdas cuando una ola nos pilló de sorpresa y azotó el coche? Violeta era bebé, y sentimos lo que es el furor del mar.
bezitoz

XCAR Malavida dijo...

¿He oído invitar? ¡YO TAMBIÉN ME APUNTO! Carletes, ve sacando la carteraaaaaaaaaaa

Maria Reina de los Mares dijo...

Hola:
Conoces el blog de Maria Reina de los Mares, creo que es una paisana tuya muy graciosa

te dejo el enlace, creo que te gustara
http://nacidaenlapeza.blogspot.com
tambien le han dado un espacio en los blog de la universidad pero no se la direccion de alli, pero tiene lo mismo
Saludos desde el sur
www.seoeficaz.com

Anónimo dijo...

el mar o la mar, aquellos que sólo ven el mar con las letras que se escribe siempre hablarán de él y con él, pero para aquellos que viven a su lado, que pueden escuchar su lenguaje, que dejan que les guarde sus secretos y le gritan sus sueños, para todos ellos siempre es LA MAR

matius

REVUELTA dijo...

María reina de los mares he visto tu blog y me gusta lo que cuentas. Anécdotas de tu vida, lo del champú, los dichos del pueblo y muchas cosas más. Después lo leeré con detenimiento.
Un beso

REVUELTA dijo...

Matius, tienes razón. Pero cuando el mar está embravecido es simpre "el". Cuando está sereno hablamos de "la mar en calma". Es curioso, o me lo habí puesto a pensar antes.
Un beso